El email marketing es una parte valiosa de la estrategia digital de una empresa. Las razones saltan a la vista: utiliza un canal de difusión efectivo y cumple con objetivos comerciales medibles. Es ideal además para fidelizar aquellos clientes que ya has captado. Sin embargo, nada de eso se logra si no hay una estrategia detrás.

Claramente lo primero en lo que hay que pensar es en un objetivo a cumplir (como todo en marketing), pero también hay que tener en cuenta el contenido, la segmentación, la hora y el día de envío. Aquí veremos cada uno de esos puntos importantes que hay que pensar con detenimiento para lograr un mayor éxito.

Los objetivos del email marketing

El primer paso de toda estrategia digital es definir un objetivo. En el caso del email marketing los objetivos pueden oscilar entre los siguientes:

  • Reconocimiento de marca: El primer objetivo de toda estrategia digital que recién empieza se enfoca en darse a conocer. Ser constantes y pulidos en lo que enviamos nos va garantizar una notoriedad en nuestro público objetivo.
  • Captación de nuevos clientes: No todo el que se suscribe a tu newsletter es un cliente, pero tenerlo en la lista aumenta la probabilidad de convertirlo en un consumidor fiel. El reto está en saber cómo seducirlo.
  • Fidelización de clientes: No agarraste el cielo con una mano con el simple hecho de captar a un cliente. También debes garantizar que se mantenga contigo y que no termine con la competencia por falta de atención de tu parte.
  • Generación de interacciones: Si bien las redes sociales son más útiles para esto, mediante correos electrónicos también puedes crear un canal de interacción con tus clientes.
  • Potenciar ventas: Comunicar novedades, descuentos y beneficios pueden ayudarte a incrementar las ventas.

Ya conociendo lo que quieres lograr, podemos pasar a otros puntos clave para mejorar tu estrategia de email marketing.

La segmentación

Si tienes identificado cada uno de los miembros de tu lista de correos sabrás que no todos tus clientes potenciales son iguales. Por eso es importante enfocar el mensaje de acuerdo a afinidades, ya que beneficiará la tasa de apertura y aumentará la probabilidad de dar clic a un enlace.

Procura entonces crear varias listas de acuerdo a un criterio ya definido. Si ya tienes una lista extensa, entonces trabaja por conocer mejor a tus suscritos o, si ya es un trabajo demasiado tedioso, aplícalo a partir de cierto punto mientras trabajas en tu base de datos anterior.

El contenido

Lo que contenga el correo debe ser muy valioso como para incitar su lectura y posterior visita a un enlace. Procura brindar información útil a tu cliente y, en el caso del comercio electrónico, elegir productos destacados y afines a tu segmentación.

Es importante además priorizar y sintetizar el mensaje lo mejor posible, de modo que los usuarios tengan una idea global de lo que quieres comunicar y queden intrigados por conocer un poco más.

El diseño

El cómo presentas el contenido también es importante. Usa plantillas con colores amigables, buen tamaño de fuentes, que no generen cansancio y definiendo muy bien secciones (si las tiene). Recuerda ubicar todo de acuerdo a su nivel de impacto y relevancia.

Enganchar con el asunto

Esto es quizás lo más importante, ya que poner un asunto atractivo incentivará a la apertura del correo. Procura sintetizar en pocas palabras el contenido del correo, iniciar en lo posible con una llamada a la acción que aclare la intención del correo.

Elegir la hora y el día ideal

El momento en el que envíes el correo influirá notoriamente en los resultados de tu campaña. No es lo mismo mandar un correo un lunes a un martes o jueves, así como tampoco lo será si decides hacerlo a las 10 am o a las 4 pm.

Estas son las diferencias de envíos de acuerdo al día y la hora:

  • Lunes: Es uno de los peores días, básicamente porque las personas llegan de descansar a trabajar y a primera hora del día empezarán a hacer limpieza del correo. Es probable que tu mensaje se vaya a la papelera de reciclaje.
  • Martes: Es uno de los días ideales para enviar correos, ya que las personas se encuentran acopladas a la rutina y han priorizado su agenda de la semana. Ideal para empresas B2B (Business to business)
  • Miércoles: Ideal para empresas ecommerce y que ofertan servicios tanto B2B como B2C (Business to client).
  • Jueves: Al igual que el miércoles, el jueves es ideal para envíos de correo.
  • Viernes: No es lo recomendado, ya que las personas ya están planificando sus fines de semana. La tasa de apertura puede ser baja.
  • Fines de semana: Es posible que tu correo sea enviado a la papelera de reciclaje el lunes.
Las diferencias entre horas:
  • 6 am – 9 am: La prioridad de las personas está en desplazarse a su trabajo o estudio e iniciar procesos productivos. Puede ser un buen momento para enviar correos siempre y cuando sepas cómo enfocarlo.
  • 10 am-12m: Es uno de los rangos horarios más productivos. No se recomienda, ya que el correo electrónico no es prioridad.
  • 12m – 2 pm: Son momentos de descanso y ocio en medio de la jornada laboral.
  • 3 pm – 5 pm: Es el momento en el que la productividad decae y las personas empiezan a revisar sus correos electrónicos. Es el horario ideal.
  • 6 pm – 9 pm: Son momentos de ocio. Dependiendo de tu segmento de mercado podrá desempeñarse bien.
  • 10m – 6 am: Son horas de latencia y sueño, por lo tanto no es para nada recomendable hacerlo.

Debes considerar que el éxito horario puede variar, por lo que es recomendable hacer pruebas A/B, es decir comparar resultados de dos campañas enviadas en días u horas distintas.

Otros aspectos a tener en cuenta

  • Periodicidad: Procura no enviar demasiados correos al mes. Enviar demasiado afectará tus métricas negativamente.
  • Extensión: Incluye lo esencial. Si haces un correo demasiado largo, las personas pierden interés.
  • Síntesis: No pongas toda la información en un correo. Solo incluye la información esencial y deja lo demás para un enlace al cual dirigirse.

Ten presente las métricas de la estrategia de email marketing

Este es el fin y a la vez el principio de tu estrategia. Al finalizar una campaña debes fijarte en los resultados de la campaña: tasa de apertura, desuscripciones, clics en enlaces, etc. Teniendo en cuenta los números, ajusta las futuras campañas que inician un nuevo ciclo en el proceso.

Entradas recomendadas